lunes, 17 de julio de 2017

La Experiencia Fuera del Cuerpo como Revelación Gnóstica - V - FINAL

Emmanuel Swedenborg (1688-1772), el gran místico sueco, pasó las últimas tres décadas de su vida explorando los mismos reinos que Robert Monroe hizo en nuestra época. Definitivamente era un chamán (aunque rara vez se lo describe como tal), y probablemente no le hubiera gustado esa etiqueta, siendo un Cristiano protestante, un sistema de creencias que desafortunadamente colorea todas sus percepciones desencarnadas. Aquí describe lo que "los anillos" (aunque él no usa esa nomenclatura) parecían unos 200 años antes de que Monroe los visitara:

    "Se sabe que el mundo espiritual, en la apariencia externa, es completamente similar al mundo natural [es decir, "físico"]. Tiene tierras, montañas, colinas, valles, llanuras, campos, lagos, ríos y fuentes... El hombre, allí, es un ángel y un espíritu. Esto se basa en que se puede saber que el universo del mundo espiritual es completamente similar al universo del mundo natural." (22)

    El objetivo principal del Gnóstico era eliminar completamente la creencia de su vida, reemplazándola con la Gnosis. En ese caso, su alma estaba capacitada para trascender los anillos enteramente - para escapar a la "Verdadera Realidad", para encontrar al "Verdadero Dios" más allá de los Territorios del Sistema de Creencia, exentos ahora de la reencarnación en el sistema de vida terrenal, (el Budismo siempre lo ha afirmado), es preeminentemente una "ilusión" de todos modos.

    "La tarea del hombre es recuperar su patria perdida, liberándose de las trampas e ilusiones de lo real, redescubrir la unidad original, volver a encontrar el reino de este Dios desconocido o imperfectamente conocido de todas las religiones anteriores." (23)

    Esto no era una tarea fácil, ni siquiera para los Gnósticos, porque uno siempre tenía que correr del guante de los Arcontes. ¿Quién o qué son? Los Arcontes han sido discutidos durante milenios, y todavía no es fácil diferenciar exactamente lo que representan. Los autores del Bardo Thodol mencionan las Deidades Pacíficas y Coléricas, que son concebidas como la personificación de nuestras propias creencias, y que fácilmente podrían ser consideradas como Arcontes - esto encaja con el esquema esbozado aquí.

    Pero allí, la función primaria de los Arcontes como "guardianes del umbral", parece terminar. Aunque Swedenborg describe a ángeles y a demonios que presiden los varios cielos e infiernos, la entrada en esos reinos no parece implicar ningún encuentro con los Colectores de Loosh o los Arcontes. Por ejemplo:

    "Después de pasar el primer estado... el espíritu-hombre se deja entrar en el estado de sus interiores, o en el estado de su voluntad interior y su pensamiento, en el que había estado en el mundo, cuando se dejó a sí mismo pensó libremente y sin restricciones. En este estado se desliza inconscientemente. (24)

    A pesar de la prosa bastante retorcida, reconocemos que los "interiores" se traducen como "creencias" y el "estado de sus interiores" (a menos que sean totalmente únicos para ese individuo), correspondería a nuestra definición de realidades de consenso. Entonces ¿qué pasa con los Arcontes Gnósticos?, Buhlman no menciona su encuentro, ni Fox ni Muldoon. El concepto de Monroe de "Colectores de Loosh" encaja en su descripción, pero es altamente significativo que, aunque aprendió sobre ellos desde el "Loosh Rote", nunca describió el encuentro con otras entidades desencarnadas que se asemejasen, ya sea a Arcontes o a Colectores - y él definitivamente no percibe los anillos como sujetos a su control específico.

    Al principio, perturbado por el "Loosh Rote", Monroe tuvo muchos problemas para integrarlo en su "Percepción de la Realidad". Va tan lejos como para imaginar una vaca de Guernsey siendo ordeñada por su dueño como una alegoría de la relación humano / Arconte-Colector:

    "...Pero ahora, al atardecer, es tiempo de nuevo. Ella debe ir a su lugar. Hay un dolor agudo en su parte inferior que le indica esto... Mientras ella come, aliviará el dolor hasta la mañana. Después de eso el Hombre se irá con agua blanca en un recipiente redondo. El Guernsey no sabe de dónde sacó el agua blanca ni por qué la desea. Sin saberlo, a ella no le importa." (25)

    Esto puede ser una visión demasiado benigna cuando se compara con la concepción Gnóstica de los Arcontes como guardias de prisión demoníacos. Monroe finalmente llegó a un acuerdo con el Loosh Rote después de consultar a una entidad desencarnada de alto nivel, que él llama un "Inspec" (de "especies inteligentes - intelligent species"), que le aconsejó mientras estaba fuera del cuerpo. Eventualmente, acepta esta realidad como una verdad inevitable de la existencia. Puesto que no podemos hacer nada al respecto de todos modos (como pagar impuestos), estamos mejor aconsejados para aceptarlo y seguir adelante con nuestro propio crecimiento personal. Tal vez esa es la solución que los Gnósticos también eligieron, aunque quedan muchas preguntas legítimas. Quizás de manera significativa, Monroe nunca lo menciona de nuevo.

    Obviamente, hay más en este tema de lo que parece. En el momento en que llegamos a "Ultimate Journey", el libro final de la trilogía de Monroe (26), la estructura del hiperespacio se ha vuelto infinitamente más compleja, aunque nuestras preguntas sobre los Arcontes (y algunas otras planteadas en sus volúmenes anteriores) nunca son contestadas. Antes de poder examinar la obra magna de Monroe, debemos tratar de llenar esos vacíos con datos obtenidos de otras fuentes. (27)

Notas:

( 22 ) Monroe (1985), página 148
( 23 ) Un Compendio de los Escritos Teológicos de Swedenborg, (1979). Samuel M. Warren, Fundación Swedenborg, Inc., New York, pg 22
( 24 ) LaCarriere, op. Cit. , Pág. 18
( 25 ) Sueciaborg, op. Cit. , Pág. 596
( 26 ) Monroe (1985), pág 171
( 27 ) Todos los libros citados, tanto de Monroe como de Buhlman, están en español y en PDF, excepto “Far Journey” de R. Monroe, que sólo está en inglés.

sábado, 15 de julio de 2017

La Experiencia Fuera del Cuerpo como Revelación Gnóstica - IV

Es importante notar que la cosmología Gnóstica percibe la tierra física como rodeada por "esferas" hiperespaciales concéntricas, o "anillos" que fueron considerados por ellos como barreras palpables. Cada uno de estos círculos-reinos es presidido por un Arconte cuyo único propósito en la vida es capturar cualquier alma pasajera que pueda haber escapado de los anillos inferiores.

    "Estos mundos intermedios, estos círculos en escalones... son totalmente invisibles para nosotros. Es a través de la intuición, o más bien a través de la revelación, a través de la Gnosis, que el Gnóstico conoce su existencia... Nuestra propia materia, la de la tierra... es de alguna manera la semilla de las partículas etéreas del hipermundo, pero crecido infinitamente y más pesado. Poco a poco estas partículas han descendido a nuestro nivel como resultado de un drama primordial que comprende la historia de nuestro universo, de la misma manera que partículas de polvo y escombros se depositan lentamente en el fondo de los abismos marinos para formar sedimentos." (16)

    Cuando leí esta idea aparentemente exótica por primera vez, asumí (como la mayoría de los eruditos Gnósticos probablemente lo hacen), que era una alegoría teológica. "Sin duda," diría uno sin Gnosis, "la idea de anillos literales alrededor de la tierra es el producto de la imaginación metafórica de algún filósofo antiguo". Entonces me encontré con este pasaje en su obra "viajes lejanos" - Monroe está aquí describiendo lo que rutinariamente encuentra en sus exploraciones fuera del cuerpo (ahora ampliamente expandidas):

    "Alrededor del planeta había anillos de neblina, gigantescos anillos gruesos, de número indeterminado. La demarcación entre ellos era vaga cuando las mechas y los zarcillos llegaban de uno a otro. Excepto que el anillo casi toca el planeta mismo. Parecía aislado... podrías pasar miles de años en los anillos y nunca explorar todos los aspectos de ellos. Algunas partes son grandísimas, algunas no tan grandes. Me dijeron que cualquier hombre puede pensar en algo en estos anillos... También me dijeron que algunos humanos pasan miles de años aquí, girando dentro y fuera de la vida física en la tierra." (17)

    En otras palabras, los "anillos" constituyen los mundos del cielo y del infierno que siempre han sido una parte de la mitología humana. Se componen de los sistemas de creencias de las entidades desencarnadas que habitan en ellas, y verdaderos creyentes similares todavía encarnan en cuerpos físicos. De hecho, en "Ultimate Journey", su tercer libro, Monroe ya no se refiere a ellos como anillos en absoluto, sino como "Territorios de Sistemas de Creencias".

    William Buhlman, otro chamán Gnóstico contemporáneo, al describir la percepción fuera del cuerpo en su libro "Adventures Beyond the Body" (1996), retrata estos reinos desencarnados como "entornos de consenso".

    Un “entorno de consenso” es cualquier ambiente o realidad que es creado y mantenido por los pensamientos de un grupo de individuos. Por ejemplo, los cielos de cada grupo religioso son creados por los pensamientos y creencias de sus respectivos habitantes. Como todas las realidades, los entornos de consenso son moldeados por la conciencia grupal. Muchos de los entornos de consenso son extremadamente viejos y resistentes al cambio... En un entorno de consenso, nuestros pensamientos influyen en nuestra energía personal, pero no en la energía que nos rodea. Los varios cielos a que se refiere San Juan en el Apocalipsis y Mahoma en el Corán, son ejemplos clásicos de entornos de consenso. Estas ciudades y estructuras no físicas existen dentro de la segunda y tercera dimensión energética, y continúan siendo moldeadas y mantenidas por la conciencia grupal de millones de habitantes no físicos. Cuando entramos en estos entornos, nuestros pensamientos no cambiarán las estructuras encontradas." (18)

    Obviamente, si estos anillos son los correlativos objetivos de las energías sutiles que denominamos "creencias", deben ser hasta cierto punto "ilusorios", muy parecidos a los sueños, que por toda su insustancialidad son sin duda bastante reales mientras estamos experimentándolos. Una manera de conceptualizar este espacio in toto podría ser imaginarlo como análogo al "inconsciente colectivo" junguiano, excepto que aquí se percibe objetivamente, fuera del cuerpo, más que como habitualmente es experimentado: subjetivamente, dentro de nuestras cabezas.

    En la concepción Gnóstica, cada alma que abandona el cuerpo físico en la muerte es desafiada a pasar a través de estos anillos. Si el alma está encerrada en un sistema de creencias fuerte, será atraída por el anillo que le corresponde: los cristianos van a los cielos o a los infiernos cristianos, los musulmanes van a los cielos o infiernos musulmanes, etc. Aquellos que pasaron su vida en la tierra encerrados en otras creencias irán exactamente a donde estaban sus cabezas en el momento de la muerte. Esto, por supuesto, es exactamente lo que el Bardo Thodol describe como la primera realidad percibida por el alma al salir del cuerpo al morir:

        "Las visiones y apariciones vistas por los “difuntos” en el Estado Intermedio no son visiones de la realidad, sino nada más que las encarnaciones alucinatorias de las formas-pensamiento nacidas del contenido mental del perceptor; o, en otras palabras, son los impulsos intelectuales que han asumido la forma personificada en el estado de sueño después de la muerte." (19)

    Buhlman lo declara más sucintamente:

    "Cuando tu cuerpo físico muere, automáticamente irá al nivel de energía (frecuencia) del universo que corresponde a su velocidad vibratoria personal. (20)

    Así: "Territorios del Sistema de Creencias" o, si lo prefiere: "Ambientes de Consenso".

    El talento especial del chamán es la capacidad de visitar estos espacios mientras aún está encarnado - él o ella no tiene que esperar hasta el momento de la muerte para percibirlos. Y, como visitar un país extranjero aquí en la tierra, no es necesario que el visitante comparta las creencias de sus habitantes para poder percibir su realidad de consenso "objetivamente" - es decir, fuera de ese sistema particular de creencias.

    Aquí, acompañado de su desencarnado compañero BB, Monroe describe lo que es entrar en los Territorios del Sistema de Creencia, corroborando que son imágenes especulares de muchos ambientes de la vida física:

    "Comenzamos a entrar en las familiares áreas limpias en la neblina. Casas, parques, campos de plantaciones en crecimiento, árboles, bosques, grandes edificios, hileras de iglesias, continuaron sin cesar. Las formas humanoides se ocupaban activamente en numerosas actividades terrestres." (21) 

----------------------------------------------------------------------------------------------------

NOTAS:

( 16 ) Ibid , pág. 44
( 17 ) LaCarriere, Jaques (1977). Los Gnósticos , Dutton, NY, pg 18
( 18 ) Monroe (1985), pág. 130, 148
( 19 ) Buhlman, William (1996). Aventuras Más Allá del Cuerpo, Harper SanFrancisco, pg 93, 94
( 20 ) Evans-Wentz, WY (1960). El libro tibetano de los muertos, Oxford Univ. Press, NY, pág. 31
( 21 ) Buhlman, op. Cit. , Pág 239

miércoles, 12 de julio de 2017

La Experiencia Fuera del Cuerpo como Revelación Gnóstica - III

     En términos contemporáneos: las inteligencias espirituales ("dioses") presiden la vida en la tierra de la misma manera en que mantenemos los piensos de ganado o cultivamos pollos de engorde en las granjas industriales. Esencialmente, son "devoradores de almas". Es una idea herética y chocante - diametralmente opuesta a la realidad promulgada por nuestros Monoteísmos Mundiales (lo cual es una de las muchas razones por las que los Gnósticos no duraron mucho: en el siglo IV dC los "arcontes" de la Iglesia cristiana habían perseguido eficazmente a todas las sectas Gnósticas organizadas hasta la extinción).

    Robert Monroe obtiene un primer indicio de esta "Diferente Visión" en "Journeys Out of The Body" cuando describe una secuencia de eventos que tuvo lugar en 1960 - aproximadamente dos años después de que empezó a tener experiencias regulares fuera del cuerpo. En el primer caso, experimentó una sonda de energía que entró en su frente (¿chakra del tercer ojo?), y comenzó a explorar su mente para algo que no podía comprender:

    Tenía inteligencia de una forma más allá de mi comprensión, y venía directamente (¿por la viga?) en mi cabeza, y parecía estar buscando cada recuerdo en mi mente. Estaba realmente asustado porque era impotente para hacer algo acerca de esta intrusión. (8)

    Alrededor de una semana después, lo mismo ocurrió de nuevo, sólo que esta vez se dio cuenta de que el "algo" que buscaban las entidades estaba relacionado con alguna forma de energía dentro de su psique:

    "Tengo la impresión de tubos enormes, tan antiguos que estaban cubiertos de maleza y herrumbre. Algo como el petróleo pasaba por ellos, pero era mucho más alto en energía que el petróleo, y vitalmente necesario y valioso en otra parte (suposición: no en este planeta material). Esto ha estado sucediendo por aeones del tiempo, y había otros grupos de la fuerza aquí, sacando el mismo material sobre una cierta base altamente competitiva, y el material era convertible en un cierto punto distante o civilización para algo muy valioso a las entidades por encima de mi capacidad  de comprensión. (9)   

    Esta sustancia de alta energía, "algo así como el petróleo", por supuesto se relaciona directamente con la concepción Gnóstica de "rocío" extraída del alma humana, citada anteriormente. Alrededor de dos semanas más tarde, las entidades de nuevo invaden la psique de Monroe. Después de que hayan terminado con su mente y dejado su cuerpo, él lo describe así:

   "Entonces parecían elevarse hacia el cielo, mientras yo los llamaba, suplicando. Entonces estaba seguro de que su mentalidad e inteligencia iban mucho más allá de mi entendimiento. Es una inteligencia impersonal, fría, sin ninguna de las emociones de amor o compasión que respetamos tanto, pero esta puede ser la omnipotencia que llamamos Dios. Las visitas como éstas en el pasado de la humanidad bien podrían haber sido la base de todas nuestras creencias religiosas, y nuestro conocimiento de hoy no podría proporcionar mejores respuestas de las que podíamos tener mil años atrás.

    En ese momento, se estaba poniendo la luz, y me senté y lloré con grandes y profundos sollozos, como nunca había llorado antes, porque sabía sin ninguna calificación o esperanza futura de cambio que el Dios de mi infancia, de las iglesias, de la religión en todo el mundo no era lo que adorábamos - que para el resto de mi vida, "sufriría" la pérdida de esta ilusión." (10)

    Esto, si no es otra cosa, es una iniciación Gnóstica - indudablemente similar a los miles que han ocurrido a individuos aislados a lo largo de la historia humana. Pero no leemos del descubrimiento completo de Monroe hasta los viajes lejanos - allí es donde la fuerza completa de la visión del mundo Gnóstico antiguo emerge en el detalle escalofriante...

    Ahora, dos décadas más tarde, Robert Monroe se ha convertido, por definición, en un Shaman Maestro - capaz de dejar su cuerpo a voluntad, prácticamente cuando quiera. Se siente cómodo viajando en "Locale-II" (aunque ya no lo llama así, sintiendo que es una etiqueta demasiado vaga para lo que está percibiendo ahora), y se ha acostumbrado a encontrarse con entidades desencarnadas allí. Incluso "hace amigos" con unos pocos y tiene interacciones continuas con ellos.

    Dos de estos seres, arbitrariamente etiquetados como "AA" y "BB", ocupan buena parte de su atención. Su comunicación en el hiperespacio no implica palabras como las entendemos, y es a todos los efectos "telepática". Obviamente, el lenguaje hablado (que consiste en vibraciones producidas en una laringe física y enunciadas a través de la lengua y la boca a través de la atmósfera terrestre), es irrelevante en los reinos no físicos. En el hiperespacio, la información se transmite, no en serie, en palabras, frases y párrafos, sino instantáneamente en una gestalt integral. Monroe ha acuñado la palabra "rote" para describir estos paquetes de información, y es precisamente debido a la dificultad que tiene en traducirlos en secuencias de palabras, que a menudo utiliza técnicas de ficción en su escritura.

    En cualquier caso, en el capítulo 12 de los "Viajes Lejanos -Far Journey-), Robert Monroe recibe un "rote" de la entidad desencarnada, BB. La traducción ocupa diez páginas: 162 a 172, y es una sinopsis devastadoramente precisa de la visión del mundo Gnóstico (esta sección es, por supuesto, demasiado para citarla aquí en su totalidad, por lo que lo siguiente es un breve resumen - "Ident" es el término de Monroe para "nombre mental" o "dirección", es decir, "el patrón de energía del elemento", y "Loosh" podría describirse en términos Gnósticos como "el rocío de arriba [que] les da fuerza".) Aquí está el "Loosh Rote" traducido por Robert Monroe al inglés:

    "Alguien, en "Alguna Parte" (o ambos, en millones, o innumerable) requiere, gustos, necesidades, valores, recolecta, bebe, come, o usa como una droga (electricidad, aceite, oxígeno, oro, trigo, agua, tierra, monedas antiguas, uranio). Es una sustancia rara en "Alguna Parte", y los que poseen Loosh lo encuentran vital para lo que se usa. Frente a esta cuestión de la oferta y la demanda (una ley universal de "Alguna Parte"), alguien decidió producirla artificialmente, por así decirlo, en lugar de buscarla en su forma "natural". Decidió construir un jardín y hacer crecer Loosh." (12)

    "Alguien" (¿quién más sino el demiurgo Gnóstico?), resulta ser una entidad entre muchas: un dios entre los dioses. A medida que se despliega el guiño, aprendemos cómo Alguien sembró Su Jardín (obviamente planeta tierra), y desarrolló formas de vida sobre él para finalmente producir seres humanos. A continuación, nombró a los Coleccionistas para recoger la Energía Loosh / Emocional de las entidades de la tierra, entre los cuales los humanos son, con mucho, los mejores productores.

    "Alguien, terminado su trabajo, regresó a "Alguna Parte" y se ocupó de otros asuntos. La producción de Loosh se mantuvo a un nivel constante bajo la supervisión de los Colectores." (12)

    La cosecha de Loosh implicó inicialmente la creación de desastres naturales (terremotos, huracanes, etc.) para matar a un gran número de criaturas, ya que Loosh era más fácil de reunir en la muerte de los organismos que lo generan. Luego se descubrió que diferentes formas de "estrés" generadas en la población humana liberarían a Loosh sin tener que matar al organismo. Esto se debía a que Alguien, como experimento, inyectó un "pedazo de sí mismo" en la especie humana. Esto se hizo para mantener un estrés más o menos constante en cada individuo, ya que el ser humano siempre "trataría de satisfacer la atracción que esta pequeña mancha de Sí mismo engendrado al buscar la reunión con el Todo infinito".

    "De la experiencia, los Colectores han desarrollado una tecnología completa con las herramientas complementarias para la cosecha de Loosh de las unidades del tipo 4M [es decir humano]. Los más comunes han sido el amor, la amistad, la familia, la codicia, el odio, el dolor, la culpa, la enfermedad, el orgullo, la ambición, la propiedad, la posesión, el sacrificio y, en mayor escala, las naciones, el provincialismo, las guerras, el hambre, la religión, las máquinas, la libertad, la industria, el comercio, por enumerar sólo unos pocos. La producción de Loosh es más alta que nunca... (13)

    Desde una perspectiva Gnóstica, los "Colectores de Loosh" son los "Arcontes", los temidos gobernantes del hiperespacio que tenían que ser evitados a toda costa al dejar el cuerpo al morir.

    "Los Arcontes gobiernan colectivamente sobre el mundo, y cada uno individualmente en su esfera es un guardián de la cárcel cósmica. Sus tiránicas reglas-de-mundo se llama heimarmené, destino universal... [Este destino universal] apunta a la esclavitud del hombre. Como guardián de su esfera, cada Arconte impide el paso a las almas que buscan ascender tras la muerte, para evitar que escapen del mundo y regresen a Dios." (14)

    Pero debido a que todos los humanos contienen un "Pedazo de Alguien" dentro de ellos, realmente no pueden morir, por lo que se reencarnan una y otra vez como productores de Loosh en el espacio-tiempo. El verdadero Gnóstico es la persona que ha observado objetivamente este ciclo vicioso (presumiblemente por "salir de sí mismo" a través de la OOBE) y, con su recién descubierto conocimiento (Gnosis), se le permite escapar a los reinos verdaderamente espirituales más allá de la tierra ambiente. Esto sólo es posible porque la Chispa Divina (¿sic.?) dentro de él lo hace inmortal.

    "Encerrado en el alma está el espíritu, o "Pneuma" (llamado también "chispa"), una porción de la sustancia divina del más allá que ha caído en el mundo; y los Arcontes crearon al hombre con el propósito expreso de mantenerlo cautivo allí... En su estado no redimido, el Pneuma inmerso así en el alma y la carne es inconsciente de sí mismo, adormecido, dormido o intoxicado por el veneno del mundo: es "ignorante". Su despertar y liberación se efectúa a través del "conocimiento..." El objetivo del esfuerzo Gnóstico es la liberación del "hombre interior" de los lazos del mundo y su regreso a su reino nativo de luz." (15) 

(Continuará .../... )

---------------------------------------------------------------------------------------------------
 NOTAS:

( 8 ) Brandon, SGF (1967). El juicio de los muertos, Scribner's, NY, Pg 50
( 9 ) Monroe (1977), pág 260
( 10 ) Ibid , pág 261
( 11 ) Ibid , pág 262
( 12 ) Monroe (1985), pág. 162
( 13 ) Ibid , pág 167
( 14 ) Ibid , pág. 170
( 15 ) Jonas, Hans (1958, 1963). La Religión Gnóstica , Beacon Press, pg 43

domingo, 9 de julio de 2017

La Experiencia Fuera del Cuerpo como Revelación Gnóstica - II

   
Es muy probable que esta "revelación" se obtuvo en el estado de fuera del cuerpo debido a la estrecha correlación entre las descripciones de Robert Monroe del hiperespacio y el Cosmos Gnóstico. Esto, por supuesto, abre una lata epistemológica de gusanos, porque tal conocimiento no es "científicamente demostrable". Lo que no invalida, pero hace que sea difícil probar a alguien que no ha experimentado la revelación.

    Por ejemplo: aquellos que han tenido una OOBE completamente consciente saben que la conciencia humana puede percibir desde fuera del cuerpo físico. Aquellos que no han tenido la experiencia, y que se niegan a creer que es posible, pueden argumentar todo lo que quieran en su contra, sin afectar la Gnosis del experimentador en lo más mínimo. O sabes o no lo sabes (como alguien que ha tenido una OOBE, no estoy dispuesto a discutir la realidad del fenómeno con los escépticos que no lo han tenido, aunque confieso que si no hubiera tenido la experiencia, probablemente sería un escéptico yo mismo). Es mi intención aquí suministrar evidencia de varias fuentes para al menos abrir la posibilidad de conciencia fuera del cuerpo y la realidad que revela a cualquier "agnóstico" de mente abierta - literalmente: alguien que "no sabe".


    En su último libro, "Ultimate Journey" (1994), Monroe repite una y otra vez las palabras "Know" y "Known" (usualmente con mayúsculas). Aunque nunca usa la palabra "Gnosis", es obvio que está familiarizado con el significado más profundo del término, y que todo el concepto es esencial para su acercamiento a la experiencia. El siguiente es el tipo de declaración que hace un Gnóstico al describir el proceso de pasar a través de la creencia hacia el conocimiento:

       "La Visión General Diferente que está comenzando a considerar puede ser como mucho una creencia hasta que empiece a probarla para validez dentro de su propia experiencia continua durante su vida como una Mente Humana activa. A medida que las pequeñas creencias se convierten en Conocidos, tal vez las Creencias de Visión Diferente más grandes seguirán el mismo camino - hasta que seas libre." (4)

    Podemos eliminar un problema enorme si reemplazamos la palabra "creencia" por "hipótesis" - una hipótesis es una descripción tentativa de la realidad, sujeta a modificación por nuevos datos. Esta es una mentalidad más precisa que la creencia, porque la creencia rápidamente osifica en dogma. Aunque las creencias facilitan la vida tranquila (porque nos "protegen" de tener que reevaluar constantemente nuestra experiencia), pueden bloquear con demasiada facilidad nuestra percepción de nuevas realidades. En la cita anterior, Monroe está describiendo el método científico de cómo cualquier hipótesis debe ser sometida a prueba. Si la palabra "Gnosis" tiene algún significado, siempre debe salir de este proceso.


    He hecho hincapié en la distinción entre la Gnosis y la creencia, porque es esencial para evaluar la corroboración del "fuera del cuerpo" de Monroe con la visión del mundo Gnóstico. Lo más sorprendente que uno descubre acerca de la cosmología Gnóstica es su visión singularmente oscura de la experiencia humana. Para el Gnóstico, el mundo no fue creado por un benevolente Ser Supremo, sino por un tirano demiurgo: una entidad demoníaca cuyo objetivo principal es mantener a los humanos atrapados en la materia:

      "Debemos recordar que el papel del demiurgo no se agota en su hazaña de creación, sino que, a través de su "Ley", así como a través del Destino Cósmico, ejerce una regla mundial despótica destinada principalmente a esclavizar al hombre." (5)

    ¿Cuál es el propósito de esta esclavitud? ¿Por qué "Dios" y sus agentes, llamados por los Gnósticos "Arcontes" (Gk.: "Gobernantes"), quieren encarcelar al alma humana en la materia? Su respuesta a esta pregunta (presumiblemente obtenida a través de revelaciones como la observación fuera del cuerpo), es que los seres humanos generan una forma de energía que los dioses necesitan para comer.

      "¿Cuál es entonces el interés de los Arcontes en oponerse al éxodo del alma del mundo? La respuesta Gnóstica es así relatada por Epifanio: "Dicen que el alma es el alimento de los Arcontes y Poderes sin los cuales no pueden vivir, porque (el alma) es del rocío de arriba y les da fuerza". (6)


    Esta idea también se encuentra en la tradición védica de la India, donde se dice explícitamente en los Upanishads que los "Devas" (dioses) se alimentan de la energía humana:

        "[El hombre] es como una bestia para los Devas. En verdad, como muchas bestias nutren a un hombre, así todo hombre nutre a los Devas. Si sólo se quita una bestia, no es agradable; cuánto más cuando se toman muchas. Por lo tanto, no es agradable para los Devas que los hombres deban saber esto." (7)

    Si tal concepto suena anómalo y "distante", uno debe darse cuenta de que ha existido desde el comienzo de la historia. La declaración de que "La historia comienza en Sumer", es un reconocimiento de que los primeros registros escritos se produjeron allí. El "concepto Arconte", por lo tanto, es posiblemente una de las primeras ideas diferenciadas por la conciencia humana.

        Tanto en textos cosmogónicos sumerios como mesopotámicos se establece que la humanidad fue creada para servir a los dioses, construyendo templos para ellos y ofreciendo sacrificios para su sustento. Con esta visión del propósito del ser del hombre se hizo una estimación correspondiente del destino humano. Mientras los dioses quisieran sus servicios, el individuo vivía, y si él era celoso y cuidadoso en su servicio, sus amos divinos le recompensarían con prosperidad. Éste era su destino, es decir, participar en la ordenación divina de las cosas en el mundo. Una vez que los dioses dejaron de necesitarlo, su razón de ser terminó y murió. (8)


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
NOTAS:

( 4 ) Monroe, RA (1994). Viaje Final . Doubleday, NY, pg 15
( 5 ) Jonas, Hans (1958, 1963). La Religión Gnóstica , Beacon Press, Boston, pg 297
( 6 ) Ibid , pág. 169
( 7 ) "Brihadaranyaka Upanishad", en Yutang, L., ed. (1942). La Sabiduría de China y la India, Biblioteca Moderna, NY, Pg. 36
( 8 ) Brandon, SGF (1967). El juicio de los muertos, Scribner's, NY, Pg 50

sábado, 8 de julio de 2017

La Experiencia Fuera del Cuerpo como Revelación Gnóstica - I

Por James Dekorne.
(Traducción: Thelarbus)

Cuando Robert Monroe comenzó a tener sus primeras aventuras fuera del cuerpo en 1958, sólo se habían escrito dos libros científicos sobre el fenómeno en inglés: "La proyección del cuerpo astral", de Sylvan Muldoon & Hereward Carrington, y "Proyección Astral: De experiencias fuera del cuerpo", de Oliver Fox. Estos libros, en su mayor parte, estaban plasmados en la prosa turgente de su época, y tenían un número de lectores relativamente limitado dentro de los círculos parapsicológicos y ocultistas.

Para leer estos tratados hoy (especialmente el de Muldoon y Carrington), hay que navegar a través de relatos muy detallados de cómo el autor salió de su cuerpo, vagó alrededor de su casa o vecindario, y luego regresó. Son valiosos para los detalles cuidadosamente grabados de la separación del cuerpo físico, pero, a menudo, hacen la lectura tediosa debido a las circunstancias mundanas descritas - que en realidad les da verosimilitud, ya que cualquier persona se imaginaría viajes más interesantes fuera del cuerpo si fueran ficticios.

Estos caballeros, quizás por su educación victoriana, no tenían (o no admitían tener) el mismo tipo de aventuras que Monroe tenía. Monroe, por ejemplo, dedica un capítulo entero en los viajes fuera del cuerpo a la "sexualidad en el segundo estado", porque, como él dice:

    "A lo largo de toda la experimentación, la evidencia comenzó a subir hacia un factor más vital para el Segundo Estado. Sin embargo, en toda la literatura esotérica... no hay mención de esto, ni siquiera una palabra de consideración o explicación. Este factor es la sexualidad y el deseo sexual físico. (1)

Mi única proyección astral plenamente consciente corrobora ciertamente esta observación, y todos los autores anteriores, especialmente Monroe, declaran explícitamente que el control de las emociones (especialmente el impulso sexual) es absolutamente esencial si queremos tener control sobre nuestras proyecciones fuera del cuerpo.

Así que Robert Monroe definitivamente abrió nuevos caminos en la escasa literatura OOBE (Out Of the Body Experience) de su época, porque su formación científica moderna no le permitiría dejar nada fuera de la narración, por más delicado y personal que fuera. A medida que "Journeys Out of The Body" se acerca a su conclusión, estamos seguros de que estamos leyendo un relato erudito y preciso de un estado de conciencia altamente anómalo. Luego, en los últimos capítulos, siguiendo un intento seco (y muy poco concluyente) de analizar estadísticamente sus OOBEs, Monroe ofrece una hipótesis de cómo estas experiencias podrían encajar en un paradigma más amplio -una obvia suma de sus datos.

Esta hipótesis (páginas 254 a 259) viene como a producir un shock, porque está escrita en un estilo narrativo "ficticio" muy diferente al de su prosa anterior. En este breve desvío, Monroe describe la tierra como estando bajo observación más o menos continua por las inteligencias extraterrestres - una concepción algo parecida a la línea del argumento de la novela de Doris Lessing "Shikasta" (1979).

Ahora, hay un gran abismo que separa la contemplación de Sylvan Muldoon de sus muebles de la sala mientras está fuera del cuerpo, y la hipótesis de Monroe de entidades de dioses que influyen en la vida en el planeta tierra. Suponiendo que Monroe está diciendo la verdad, tal y como la percibió (y no hay razón para creer que no es así), de hecho nos hemos metido en un territorio más profundo. Como se ha dicho, nuestro shock inicial viene como resultado de su uso de un punto de vista omnisciente de "ciencia ficción" para describirlo: ("Los investigadores descubrieron que la fuente era el tercer planeta en un sistema de estrella Clase 10. Al orbitar el planeta mismo, las mediciones y la observación indicaron que no seguía la norma para la propagación de la vida inteligente ... etc, etc.")

Este breve lapso estilístico, insertado en el capítulo siguiente de "Journeys of the Body", se vuelve predominante en el siguiente libro de Monroe, "Far Journeys" (1985), donde defiende su recurso a la "alegoría" con la explicación de que es la única manera de comunicar una realidad esencialmente no verbal:

    Lo que sigue es una deliberadamente libre traducción de la comunicación no verbal. Para aglutinar la representación, la mayoría, si no todo, representa la transposición de eventos y espacios no temporales en réplicas de la experiencia física humana consciente. Por lo tanto, un proceso de "humanización" se utiliza ampliamente en el recuento - lo que puede aumentar la comprensión y reducir simultáneamente la precisión. (2)

En esta transición, de repente nos hemos desplazado de un tratado "psicológico" directo (aunque inusual) sobre las experiencias fuera del cuerpo en el ámbito de la metafísica. (En el lenguaje común, la "metafísica" ha llegado a denotar la especulación filosófica arcana no relacionada con nada científicamente probable, pero la uso aquí en su significado más literal de "más allá de lo físico"). Considerando el tema de Monroe, esto es probablemente inevitable: Cuando la conciencia subjetiva percibe el mundo material "objetivamente" (es decir, fuera del cuerpo físico), por definición debe percibir desde una dimensión "metafísica". Esta es la tierra de los sueños que visitamos mientras dormimos, que a menudo es imposible traducir con una exactitud completa en términos físicos. Cualquiera que haya intentado interpretar un sueño numinoso comprenderá el problema: algunos sueños son tan "otros" que desafían toda descripción en palabras. Por lo tanto, Monroe se ve obligado a utilizar un estilo de escritura generalmente asociado con la fantasía o la ciencia ficción para comunicar un sentimiento de cómo son tales experiencias.

Una vez que el lector se acostumbra a él, este enfoque parece bastante natural, aunque uno sospecha que cualquier autor con menos integridad que Monroe podría estar tentado a embellecer su narración: Confieso que a veces se siente como si estuviera leyendo una novela. Afortunadamente, en el Epílogo a los viajes lejanos, vuelve a la prosa más erudita al resumir lo que había aprendido en los trece años desde la publicación de viajes fuera del cuerpo .

Ese primer libro es la historia de una iniciación chamánica. Este segundo libro describe cómo el chamán es inducido en un reino de comprensión que corrobora de cerca la visión general del mundo de las religiones Gnósticas de los siglos I y II. El pensamiento Gnóstico se ha popularizado bastante en los últimos años, pero en esa época, todavía era la búsqueda de un puñado de especialistas académicos. Para comprender la correspondencia verdaderamente sorprendente entre las observaciones de fuera de cuerpo de Monroe y la visión del mundo de unos cuantos herejes "muertos", revisemos brevemente la concepción Gnóstica de la realidad.

Para empezar, el término "Gnóstico" se refiere a aquel que "conoce" en contraste con el que "cree". Hay una diferencia sustancial (aunque a menudo muy difícil) entre "saber" que usted sabe algo... y "creer" que usted sabe algo - por ejemplo, "saber" que el sol saldrá mañana por la mañana y "creyendo" que Dios creó el universo en seis días. La diferencia es que el Gnóstico ha experimentado realmente la realidad que él defiende; él no tiene que confiar en la creencia porque él tiene Gnosis - sabe. Desafortunadamente, la forma Gnóstica de "conocimiento" no siempre (o no muy a menudo) está disponible para la mayoría de las personas:

    "Entre la mayoría de los seguidores del movimiento, "Gnosis" se entendía que no significaba "conocimiento" o "entendimiento", en nuestro sentido de la palabra, sino "revelación". Estas pequeñas sectas y grupos Gnósticos vivieron todos en la convicción de que poseían un conocimiento secreto y misterioso, de ninguna manera accesible a los que estaban fuera, que no debía ser probado ni propagado, sino... guardado ansiosamente como un secreto. Este conocimiento de ellos no se basaba en la reflexión, en la investigación científica y en la prueba, sino en la revelación." (3)

(Continuará.../...)

------------------------------------------------------------------------------------------------
NOTAS
 ( 1 ) Monroe, Robert A. (1977). Viajes fuera del cuerpo, Anchor Press / Doubleday, Garden City, NY, pág. 191
( 2 ) Monroe, RA (1985). Viajes lejanos. Doubleday, NY, pg 77
( 3 ) Enciclopedia Británica (1911). Vol. 12, pág. 153

domingo, 8 de mayo de 2016

Testimonios sobre la Posesión Vudú

"Planète" --Planeta--  era una revista francesa editada entre 1961 y 1971, que retomaba los diferentes temas abordados en la obra de Jacques Bergier y Louis Pauwels: "Le Matin des Magiciens", editado en España como "El retorno de los Brujos", y que se presentaba como el órgano del movimiento del Realismo Fantástico.

Durante estos años, la propia Revista Planeta, se convirtió en productora de diferentes espectáculos, más o menos relacionados con estos temas. En el año 1967, ofreció un auténtico Ritual de Vudú (Voudu) en una carpa ubicada en la Isla de Puteaux, en París.
 
Durante las ceremonias Vudú no sólo presenciamos en varias ocasiones las posesiones de los oficiantes, sino también los trances de los espectadores en la sala, aunque nada hacía prever de antemano estos episodios en cierta forma, en evidencia.

Interrogados inmediatamente después del espectáculo y pocos días más tarde, esos diferentes espectadores no sólo expresaron su sorpresa sino también su satisfacción. Todos nos han dicho: "Es extraordinario."

A la pregunta: "¿Aceptaría hacerlo otra vez?", todos respondieron afirmativamente sin vacilaciones. Ninguno de ellos sufrió lesiones, todos perdieron la conciencia, algunos experimentaron un desdoblamiento de la personalidad, varios hicieron una demostración de fuerza superior a lo normal, y en suma nadie se molestó por haber participado en el espectáculo. En todos los casos la posesión fue intensa e imprevisible, y conmovió indistintamente a católicos, creyentes o ateos, a nerviosos o a tranquilos, aunque se deseara o no la experiencia, aunque se hubiese llegado a las seis de la tarde o a las nueve de la noche, aunque se tuviese veinte o cuarenta años, aunque se trabajara en una oficina o en el campo, o se fuese sensible o no a los tambores...

Al término de esta encuesta no podemos sacar ninguna conclusión. Las personas que se posesionaron parecen tener en común cierta sensibilidad y el deseo de participar en el espectáculo. Por otra parte, los trances más espectaculares se produjeron en el momento de la iniciación por el fuego, después de la aplicación del "zin" hirviente en la mano. 
.
Interrogado acerca de estos fenómenos, el houngan nos respondió que se sentía contento de haber evidenciado y reforzado el poder de los Loas a miles de kilómetros de su país. 
.
Si para las hounsi el poder de los Loas se ha visto así reforzado, resulta notable comprobar la importancia y la seriedad que el acontecimiento ha tenido para cada nuevo iniciado. "Crisis de Loa", psicoanálisis inconsciente, o experiencia mística, sea como fuere, el resultado es cien por cien positivo. Dejamos que nuestros lectores juzguen por sí mismos.

------------------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------------------------------
 
Jean-Claude DELOET - Estudiante de arquitectura

EI trance

Un trance muy intenso producido en la sala durante la primera noche. Después de debatirse más de diez minutos, vimos, muy preocupados, un cuerpo que se arrojaba en el escenario, se arrastraba durante largo rato, atravesaba el fuego, se detenía un momento con los pies en las brasas y rodaba por el suelo siendo imposible desenredar sus miembros cruzados y tensos. Sus declaraciones:

--Conservo una impresión de sueño despierto y no creo haber perdido totalmente la conciencia pues oía gritar a mi madre y a la mambó que le ordenaba permanecer en su lugar. Yo me sentía bien y sabía que iba a poder cumplir un acto que en la realidad hubiera sido nefasto para mí, es decir prohibido. Me han dicho que caminé por el fuego. Recuerdo, en efecto, que al principio deseé tocar las llamas para sentir el poder del Vudú, pero no tenía ninguna conciencia de mis movimientos, no sabía que avanzaba, pensaba simplemente que iba a mancharme la camisa y que debía llegar hasta el fin...

Es probable que se sea más o menos apto para "posesionarse". Sentí una descarga muy intensa al tocar al houngan. Por otra parte, me hallaba en un estado de curiosidad y de espera, y por último la música y el humo iban a desempeñar un papel evidente. Estoy muy satisfecho pues toda experiencia en este aspecto me parece importante y digna de ser profundizada. El trance Vudú es sin duda un medio de indagación extremadamente interesante en la medida en que no deforma nada, no aniquila ninguna facultad, o, en otras palabras, porque no presenta ninguno de los peligros de una droga.
 
La explicación Vudú

Posesión por Damballah, el Dios-Serpiente, que hace que J. C. Deloet sea apto para presentar todas sus características, silbidos, ondulaciones del cuerpo, elasticidad e insensibilidad al fuego.

-------------------------------------------------------------------------------------------
-------------------------------------------------------------------------------------------

Marcelle DUPORT - Dactilógrafa
 
El Trance

Trance de un cuarto de hora en la sala, en los comienzos de la ceremonia, con convulsiones y movimientos desordenados.

Sus declaraciones

--Una joven hounsi bailaba, yo estaba de pie; de pronto se detuvo y yo me puse a temblar sin razón. Cambié de lugar, pero sentí temblores cada vez más intensos; traté de dominarme, de hacer lo imposible para mantener el control de mi cuerpo, pero de pronto sentí una distensión... y me encontré en los brazos de la mambó sin saber lo que había sucedido momentos antes. Me han dicho que el Loa de esa joven habría llegado hasta mí en el preciso momento en que ella se detuvo... Sea como fuere, creo que debe aceptarse la noción de "Espíritu", de "Loas Vudú", como la manifestación particular de una fuerza superior en la cual creo pese a ser católica no militante. Sentir esa fuerza una vez en la vida constituye una experiencia inolvidable y apasionante que no podría explicar: no soy nerviosa, no me desvanecí e ignoraba totalmente estos fenómenos. En realidad, no puede tratarse de un "fenómeno", pues cuando se cree resultan posibles cosas asombrosas. Soy muy sensible a la música, tal vez el mismo ambiente es lo que condiciona, o también el "fluido de la mambó", o más simplemente el hecho de concurrir a una velada Vudú sin prejuicios ni reticencias.

La explicación Vudú

El espíritu Papapié que poseía a la joven hounsi saltó a la sala para cabalgar inmediatamente a la señorita Duport.
 
----------------------------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------------------

Régis BERKELAERS - Agrimensor
 
El Trance

Vimos entre la concurrencia a una joven pálida que caía hacía atrás, extendía los brazos como alas y agitaba el aire durante algunos segundos mientras su esposo, R. Berkelaers, trataba de calmarla. invitado este último por Mathilde Beauvoir a participar en el Boule-Zin, se posesionó casi inmediatamente, pegándose al suelo, estremeciéndose con violentas convulsiones o lanzándose con fuerza sobre los espectadores. La crisis se repitió media hora después con mayor intensidad cuando parecía haber desaparecido completamente. 
Sus declaraciones

--Traté de tranquilizar a mi mujer y algo pasó por mí que creí dominar; no obstante, cuando un cuarto de hora después me dirigí hacia los tambores para ser iniciado, ya no me hallaba en mi estado normal. Me impulsaba una fuerza y no podía rebelarme contra ella. Tenía la impresión de haberme desdoblado, de moverme en un estado fuera de la fuerza de gravedad. Me veía actuar y pensaba: "No cederé a ningún precio"... Por orgullo, para ser más fuerte que la mambó y el houngan... De hecho, toda resistencia terminó a partir del momento en que me puse de rodillas. Luego, después de la procesión y las ofrendas a los dioses, perdí nuevamente la cordura y recuerdo haber sentido una necesidad desesperada de resistir, de escaparme. Me sentaron en una silla, quise aprovechar ese momento en que la música era menos intensa, lloré...

-¿Es usted nervioso ?

--No; soy agrimensor y por consiguiente estoy cerca de la naturaleza. No se trata de un simple extravío como podría creerse, sino de algo más que ello. Tengo la impresión de haber estado cerca de un estado maravilloso que no supe o no pude alcanzar. Tal vez no debí resistirme a él, pues después de esa velada experimento un sentimiento de insatisfacción muy evidente.

No profeso ninguna religión y nunca me preocupé por estos problemas; ignoro en que medida este hecho puede transformar mi vida. Sea como fuere, ha sido una experiencia extraordinaria que considero muy seriamente, y que quisiera profundizar si tuviera posibilidades de mantenerme en contacto con los practicantes del Vudú y conocer su religión.
 
La explicación Vudú

El Loa que ha poseído a R. Berkelaers es Gian Baptisto; las hounsi lo reconocieron de inmediato y durante una media hora cantaron en su honor el canto consagrado a ese espíritu superior.

-----------------------------------------------------------------------------------------------
-----------------------------------------------------------------------------------------------
 
Jean-Bernard RIGNAULT  Psicólogo, maestro de Yoga en las “Maisons de jeunes et de la culture”

El trance

En el momento de la iniciación por el fuego, vimos a este joven aparentemente tranquilo soltarse de las manos del houngan y abalanzarse sobre los espectadores y, tirado en el suelo, en posición de decúbito ventral, ondular con gran intensidad, levantando una nube de polvo y reproduciendo en todos los puntos durante más de un cuarto de hora la posesión por el dios-serpiente tal como la observamos durante estas veladas. 
Sus declaraciones
 
--Estaba agotado después de dos noches de trabajo y una importante falta de sueño, y a medianoche salí del espectáculo con una asombrosa sensación de vitalidad, sin sentir la menor fatiga. Recuerdo haber sido atraído por una fuerza increíble, de una intensidad inaudita. Se sucedieron dos períodos: durante el primero, luego de sentirme crispado interiormente, me sentí súbitamente liberado en un estado de felicidad que no conocía. En el segundo período, estuve inconsciente con algunas imágenes conscientes sobreimpresas, pero muy tenues e intermitentes. No recuerdo mis actos, pero me sentía en movimiento, animado por una fuerza fantástica. La música tiene indudablemente extrema importancia. En mi caso, el hecho de tocar madera fue lo que desencadenó todo, e ignoro la razón de ello. En realidad, intervienen varios factores: el poder del houngan, la confianza que se le concede, y cierta disponibilidad: he deseado esta experiencia, estaba dispuesto interiormente a vivirla y nada podría expresar la emoción que sentí al participar en la iniciación por el fuego. En la actualidad, soy incapaz de sugerir la dimensión del acontecimiento en mi vida espiritual, pero es una confirmación, un poste indicador en el camino que he elegido, un signo que me obliga a continuar. Siento un intenso reconocimiento, una profunda adhesión al grupo Vudú al cual considero tanto como a mi familia.

La explicación Vudú

Damballah, la culebra, se apoderó del señor Rignault comunicándole su fuerza sagrada.

----------------------------------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------------------------
 
Thérése DUPORT - Contable

El trance

Este trance se manifestó en dos momentos:

Durante el Boulé-Zin, en forma de una rotación muy libre, una flexión completa del cuerpo, y al final de la ceremonia durante la procesión de los nuevos iniciados alrededor del tambor sagrado, en que los espectadores pudieron ver a la señora Duport caer bruscamente de espaldas y moverse de un lado a otro con las piernas extendidas, mientras sus brazos efectuaban muy rápidamente movimientos similares a los del "crawl" clásico.
 
Sus declaraciones

--Es incomprensible. No conservo ningún recuerdo, fuera de una sensación de nada total. Ya no oía ni veía nada y tenía la impresión de no poder volver en mí sin la ayuda de Mathilda, de no poder hacer ningún esfuerzo. Hay un detalle que me parece extraordinario: me han contado que yo tenía la camisa levantada; habitualmente soy muy púdica y sin embargo puedo afirmar que en aquel momento me era totalmente indiferente mostrarme así ante más de quinientas personas. Cuando la crisis terminó, me enteré que yo había sido poseída por el genio del agua. ¿Sería porque el agua me gusta mucho y porque he sido una gran nadadora? No lo sé; pero en cambio no me gusta bailar y esa música me deja indiferente. 
.
Soy católica militante y me resulta difícil admitir la existencia de los Loas... pero ha sido una gran alegría para mí participar realmente en la ceremonia, en algo que seguramente ya no volverá a producirse en mi vida.

Además de una impresión extraordinaria, guardo un reconocimiento admirativo por el grupo Vudú, pues por primera vez en tres años me siento tranquila y equilibrada. Después de una depresión nerviosa, fui sometida a dos curas de reposo y a numerosos electroshocks sin resultado. Mis movimientos eran exagerados y mi nerviosidad extrema. Desde ese acontecimiento Vudú de hace tres semanas, todos mis trastornos han desaparecido y he abandonado mi tratamiento neurológico.
 
La explicación Vudú

Agwe, el genio del agua, ha poseído a la señora Duport que se hubiera desnudado completamente para ir hacia el más próximo caudal de agua, si la mambó no la hubiera dominado.
 
----------------------------------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------------------------

Michéle ALBERNY  Gerente de una empresa de alimentos dietéticos

El trance

Trance impresionante e interminable para nosotros, durante el cual la señora Alberny transformose en "serpiente", moviendo la lengua y tratando de silbar en varias ocasiones.

Sus declaraciones

--Perdí la conciencia inmediatamente después de recibir la bolita de maíz en la palma de la mano (recordemos que es un Boulé-Zin). Luego todo se desarrolló en una semiconciencia durante la cual yo estaba despersonalizada, desdoblada al punto de no sentir ningún asombro al ver que me arrastraba por el suelo, de aceptar vivir lo que tenía oportunidad de vivir, de sentirme unida al grupo Vudú sin advertir no obstante que estaba poseída por la serpiente Damballah, que deglutía un huevo y que me retorcía en el suelo como luego he sabido. Entré en el circulo de iniciación sin otro deseo que el de participar en el espectáculo, ignorando totalmente que se hubieran producido episodios similares durante las veladas precedentes, episodios que habría calificado de histéricos si no hubiese vivido personalmente la experiencia, Creo haber sido poseída realmente por lo que los practicantes de Vudú llaman un “Espíritu", pero en mi caso esta posesión excede el mero extravío, pues se inscribe dentro de la elevación espiritual en mi vida, durante la cual me ha tocado ir de descubrimiento en descubrimiento en el camino del conocimiento, de modo que no se trata de una revelación sino de una experiencia que me ha permitido revivir a un mismo tiempo con un máximo de intensidad las diferentes etapas físicas que he debido atravesar para poder superarlas. Además de su valor simbólico, este bautismo de fuego tiene para mí gran importancia.

La explicación Vudú

Damballah, la serpiente, se ha manifestado con tanto vigor que fue preciso ofrecerle un huevo crudo en harina a fin de conformarla.
 
 

miércoles, 3 de febrero de 2016

El Voudou Haitiano - III

EL VOUDOU HAITIANO - III

Por Claude Planson y Camille Delio



CUANDO EL PRACTICANTE VOUDOU MUERE, VUELVE A SER UNA PARTÍCULA DE DIOS.


Pero no debemos equivocarnos: si bien el Voudou permite en el plano individual defenderse de los malos espíritus, tener buena salud, suerte y "nanm", es decir una fuerza sobrenatural, su razón de ser es esencialmente colectiva y sus efectos se dirigen principalmente al grupo cuya cohesión mantiene. Otrora religión de la esclavitud, hoy es para el campesino haitiano el único medio de que dispone para vencer su opresiva pobreza, para lograr una vida social posible, para resolver todos los problemas de la vida y para poder inclinar el universo en su favor. No se trata de "ganar el cielo" o de "salvar su alma", sino de obtener de inmediato los beneficios necesarios. La base de su moral es "Amaos los unos a los otros" y la idea del pecado original es totalmente desconocida para ellos, lo mismo que la idea de una supervivencia individual después de la muerte.

Cuando el practicante Voudou muere se convierte en una partícula de Dios, se confunde con la gran Totalidad es decir el mar, las estrellas o el viento, y mientras está vivo utiliza su religión para vivir mejor, orienta su contacto permanente con lo sobrenatural con una finalidad práctica y terrestre.

Por lo demás, los dioses lo saben muy bien y aceptan participar en la vida colectiva. Aquí es donde se confunden drama y religión y donde el Voudou adquiere todo el valor de una tragedia antigua. Si el sentido del teatro realmente se ha perdido, basta asistir a un servicio Voudou para imaginar lo que fueron las panateneas griegas, con la 'inica diferencia de que en este caso el actor no se límita a encarnar a las divinidades sino que él mismo se convierte en divinidad. A semejanza de los tres golpes tradicionales, suena el caracol marino o lambi, y aparece Agoué, el rey del mar, el ritmo de los tambores se acelera y las hounsi visten de rojo, saltan y se convierten en llamas, pues allí están los dioses del fuego y de la guerra. La tensión aumenta. Ogou-Ferraille aúlla y se exalta y llegará al paroxismo cuando el houngan sacuda un brasero sobre sus hombros, baile bajo una lluvia de brasas o muerda fuertemente un leño encendido, escupiendo chispas. En este caso preciso, el houngan sirve a un dios que se alimenta de fuego y debe bailar entre las llamas para ser fuerte y poderoso. La explicación es simple, el fenómeno resulta anodino como fenómeno y nadie le da importancia. ¿Se sabe acaso cómo puede subir al cocotero Pié Cheche (5) el espíritu sin piernas? No obstante, es recibido con estas palabras.

"No tienes piernas
pero subes al cielo
al igual que todos los espíritus
bajas a la tierra
Cuán hermoso y cuán grandes eres...”


¿Se sabe por qué prodigio los animales se sienten felices de ser degollados, por qué un cordero no teme al cuchillo mientras come la hierba que se le tiende? Por inverosímil que parezca, los animales sacrificados no muestran ningún signo de temor, al parecer comen y danzan con los hombres, poseídos en su momento.

¿Se sabe acaso por qué una bolita de guiso hirviente puesta en la mano, durante el boulé-zin, no produce ningún dolor a los futuros iniciados como pudimos comprobar últimamente? Para los adeptos al Voudou, lo esencial no reside en el hecho de sufrir quemaduras sino en la fuerza del houngan y de la mambó que tiene al novicio de la mano. Por consiguiente, reside en la fuerza de sus dioses y de ella surge a su vez la alegría de vivir. En efecto, el milagro, el primer milagro del Voudou no es otro que la extraordinaria alegría de vivir del pueblo haitiano; estamos lejos de los fenómenos patológicos descritos con referencia a las crisis de posesión.

¿ES LA CEREMONIA VOUDOU UN SUPREMO PSICOANÁLISIS?

Para no pecar de crédulos e incompletos, debemos formular una pregunta: ¿Hay alguna explicación científica del Voudou? Si existe alguna, debe situarse en un  plano psicoanalítico, en el nivel de una integración total del super yo con el individuo; en otras palabras la crisis bosal señalaría el pasaje definitivo al estado adulto y las crisis posteriores la liberación del "yo" que, al no ser desvalorizado, puede actuar. con el máximo de sus posibilidades. "Resulta notable que una agrupación momentánea reunida para cumplir una tarea (las danzas de posesión) produzca inevitablemente, por así decirlo, la individualidad" (Jean Duvígnaud: El Actor). En otras palabras, la activación de un mito arcaico mediante la danza contribuye a crear una participación que crea individualidad. He ahí toda la finalidad del psicoanálisis colectivo. Y Jean Duvignaud agrega: “Si como piensa Roger Bastide, ciertas manifestaciones míticas constituyen una realización sociológica auténtica, ello significaría que la sociedad o el grupo social produce el ser mediante las danzas de posesión y el ser colectivo al individualizarlo. Tal vez tenemos aquí el eslabón intermedio entre la vida social y el individualismo..."

Sea como fuere, una sociedad de conciencia mítica vive en un tiempo circular y por consiguiente no debe extrañar que resulte completa. Por último, podría objetarse que en este caso se confunde magia con religión. Pero para el adepto del Voudou todo se confunde y se imbrica, no lo olvidemos, y la magia desempeña un papel importante.

"La religión se somete a lo invisible, la magia contraría a lo visible", escribe Raymond Abellio.  La sumisión a lo invisible parece total; en cuanto a la magia, dejemos que responda Levi-Strauss: "Si pretendiéramos reducir el pensamiento mágico a un momento o a una etapa de la evolución técnica y científica nos privaríamos de todo medio de comprenderlo... El pensamiento mágico no es un principio, un comienzo, un esbozo, la parte de un todo aún no realizado, constituye un sistema bien articulado, independiente en este sentido de ese otro sistema que constituirá la ciencia, salvo la analogía formal que los asemeja y que hace del primero una especie de expresión metafísica del segundo. Por lo tanto, en vez de oponer la magia a la ciencia, sería mejor situarlas paralelamente como dos formas de conocimientos desiguales en cuanto a los resultados teóricos y prácticos."

---------------------------------------------------------------------------------------------------

NOTA

5.- Considerada al mismo tiempo como un espíritu andrógino y como un espíritu siamés. Pié Cheche lleva dos nombres: Ti Jean para su parte masculina y Marinette para su parte femenina.

lunes, 1 de febrero de 2016

El Voudou Haitiano - II

EL VOUDOU HAITIANO.
UNA RELIGIÓN CUYA MAGIA CONTRARÍA EL MUNDO VISIBLE - II

Por Claude Planson y Camille Delio.

UNA CEREMONIA QUE IMPLICA UNA
ENORME CONCENTRACIÓN DE ENERGÍA PSÍQUICA

Ese circuito "mágico" es doble: un circuito aparente en forma de un espacio sagrado vinculado de las hounsi (jóvenes iniciadas que forman el coro) y al Poste, situado en el centro, considerado el "camino de los Espíritus" y mantenido en el suelo por el juego complicado de los Vevés. Por último, un circuito inconsciente y colectivo vinculado y revelado indudablemente en cada individuo durante la iniciación (4) y base de mitos y ritos milenarios. El houngan y la mambó cierran el circuito y establecen el contacto. Se suceden saludos, desfiles de banderas, piruetas, "giros", libaciones en los cuatro puntos cardinales, prosternaciones y encantamientos. Entonces todo se torna posible, imprevisible y sometido a innumerables variantes. Entonces los Dioses se muestran, susurran lo que quieren y cabalgan sobre quienes ellos quieren. Entonces los cuerpos vacilan y se desarticulan, se transforman y despersonalizan, lanzados al espacio o proyectados al suelo, dispersos o reconstituidos en una danza fantástica e ilimitada que fascina y llega, porque escapa del tiempo y tiene un aire de eternidad...

El trance bosal es el más impresionante. Llamado así en recuerdo de los negros bosales llegados de Santo Domingo y que tenían un humor salvaje, es violento, tumultuoso e indisciplinado. Generalmente el Loa que se manifiesta en esta primera posesión será el “Maitre-Tête” (Maestro-Cabeza) definitivo del poseído que se comportará como un caballo no domado mientras su cabeza no se "lave", en otras palabras mientras su Loa no sea bautizado y fijado en una ceremonia particular mediante un emplasto de alimento aplicado en la cabeza durante varios días.

Para el practicante Voudou, resistir la voluntad de un Ser sobrenatural es un acto de rebelión, de modo que la iniciación no tiene otro fin que acostumbrar al individuo a soportar el peso de los Loas y a dejarse guiar sin resistirse. Así se llega a trances si no controlados, por lo menos sometidos, sin que ello les quite nada de su frenesí, y de los cuales puede salirse sin heridas ni dolores en los miembros.

Los rostros de los dioses son variados y sus actitudes dependen de su personalidad o de su humor. Así, Erzuli, diosa del amor, coqueta, derrochadora, ligera y caprichosa, reclama perfumes y platos dulces, mueve las caderas en forma ondulante, abraza a los hombres y sólo tiende sus pequeños dedos a las mujeres manifestando así su desdén por ellas. La vida de Erzulí es una sucesión de escándalos. amiga de varios dioses es cortejada en vano por Guedé Nibbo a quien ella desprecia por su piel demasiado negra y que la persigue embriagándose con su perfume y lamentándose con voz nasal. Como muchos Loas, Guedé Nibbo, llamado "el bravo", es doble, pues es a la vez dios de la Muerte y de la Vida; confiere el don de la doble vista y simboliza el acto de procreación, se viste de color violeta y profiere las expresiones más procaces, vigila las tumbas y baila las danzas más obscenas. Por último, no vacila en disfrazarse de cadáver o de falo gigantesco, ridículo y aterrador, en comer desmesuradamente o en echarse copas de ron en la oreja.

Así se expresa alternativamente la dualidad del hombre pues en todo momento lo sagrado se confunde con lo profano. Gracias a este carácter humano de los dioses es posible establecer una comunicación eficaz y por esa misma razón los alimentos deben satisfacer los apetitos más voraces. Ya no se trata de quemar las víctimas consagradas en los altares de piedra y de ofrecer su humo a las divinidades o de dispersar sus cenizas al viento. Los Loas Voudou tienen otras exigencias, y las carnes de animales o los alimentos vegetales se cortarán en pequeños trozos para ser arrojados al mar, sumergidos en los ríos, enterrados u ofrecidos durante una ceremonia. Así Damballah Wedo, la culebra macho, acepta un huevo crudo envuelto en harina, que tragará con la cabeza cubierta con un pañuelo, antes de arrastrarse hacia el templo guiada por la campanilla y el Asson del sacerdote y seguida de cerca por su hembra Aída. Aída Wedo simboliza la plegaria que los hombres elevan a Dios representado en esta ocasión por Damballah que se retuerce, se arrastra y ondula en el suelo, trepa a los árboles y se aferra a los postes para dejarse caer cabeza abajo como una boa.

Los individuos poseídos por Damballah no hablan, pero mueven enérgicamente la lengua y emiten un silbido entrecortado que el houngan tratará de interpretar. En realidad, la posesión implica una pérdida total de la conciencia y los Loas hacen profecías, prodigan consejos o amenazan a sus servidores sin que los poseídos conserven ningún recuerdo de las palabras que pronunciaron o de los mensajes que comunicaron personalmente.

-----------------------------------------------------------------------------

NOTA.

4.- La iniciación Voudou o "Kanzo", como toda iniciación es al mismo tiempo muerte y resurrección. Después de una semana de recogimiento, de abluciones y de un régimen especial, generalmente un domingo por la noche se realiza la ceremonia de acostar a los novicios y su partida a una reclusión secreta. Dicha partida se hace en publico y en mediode la emoción mas general, pues si bien su "muerte" es puramente simbólica los futuros iniciados no dejan de volver profundamente transformados. Sustraídos del mundo exterior durante ocho días, sufrirán un segundo "lavado de cabeza" destinado a establecer un vinculo definitivo con su propio Loa, el Loa "Mait-tête" puede ser el primer Loa aparecido durante el trance bosal o una herencia de familia; tal es el caso de algunos grandes houngans o mambos que adoptan en sueños los Loas de sus antepasados. Acostados sobre el lado izquierdo y cubiertos con una sábana, los adeptos se someten a una severa disciplina y no pueden hablar, reír o moverse sin autorización. En realidad, la base de la iniciación parece residir en una desconexión más o menos profunda del individuo: régimen próximo al ayuno, infusiones sedantes, unción de aceites dos veces por día, sumisión total al houngan, que tiene plenos poderes sobre su alma, hallándose representada esta ultima por diferentes partículas del cuerpo (uñas, cabellos, etc.) colocadas en un recipiente que tiene el sacerdote. La ceremonia del boulé-zin cierra este periodo de reclusión: los iniciados, lavados con agua tibia y semejantes a grandes capullos, salen cubiertos con una sábana blanca; asistidos por la mambó y sus ayudantes, la palma de la mano izquierda de cada uno de ellos se unta con aceite y se cierra luego de colocarse en ella un puñado de guiso de maiz hirviendo: las bolitas, acarameladas, se distribuirán luego entre los fieles. Fortalecidos por una prueba, los iniciados pueden salir entonces con gran solemnidad, vestidos de blanco y con el rostro cubierto de hojas de palmera. Pero no por ello dejan de ser vulnerables durante cuarenta y un días, expuestos a todos los peligros de carácter sobrenatural de los cuales se defenderán sometiéndose a una disciplina de vida muy estricta y absteniéndose de trabajar.

domingo, 31 de enero de 2016

El Voudou Haitiano - I


EL VOUDOU HAITIANO - I 

UNA RELIGIÓN CUYA MAGIA CONTRARÍA EL MUNDO VISIBLE


Por Claude Planson y Camille Delio

=====================================
 
"Sólo podría creer en un dios que supiera bailar, decía Zaratustra. En Haití, los dioses bailan en los corazones y los tambores suenan día y noche. En Haití, los tambores simbolizan el Voudou y el Voudou es sinónimo de vida. "Tocar el tambor" no sólo significa cantar y bailar sino también celebrar un culto. Ser Voudou no sólo implica una creencia en los espíritus, sino también una profunda impregnación por lo sagrado del menor detalle de la existencia."

 

Los Espíritus o "Vaduns", arrancados del suelo africano en el siglo XVII con los primeros contingentes de esclavos negros y transportados de un extremo al otro del océano durante más de dos siglos, constituyen la trama secreta de un país que ha sufrido continuamente sangrientas guerras, las líneas de fuerza Invisibles que rigen el comportamiento del 98 % de la población. El voudou no es más que una partícula de Africa trasplantada, integrada, transformada y recreada en el transcurso de la Historia. En otras palabras, el voudou presenta un doble aspecto: el aspecto no modificado de sus orígenes y el aspecto dinámico de su evolución. Entre ambos se ha producido la influencia de un catolicismo intolerante (1) que ha producido una aparente mestización de dos religiones tan cercanas como alejadas una de otra.

LOS ESPÍRITUS O LOAS INTERCEDEN ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA

El Voudou, originario de Dahomey, es el culto de los espíritus o loas, seres sobrenaturales y omnipotentes, intermediarios indispensables entre Dios y los hombres, entre el cielo y la tierra. En efecto, Dios que hace que los astros permanezcan juntos y que se halla en toda la creación, se confunde en el Universo con una entidad impersonal demasiado vaga para poder invocarse y demasiado lejana para ser temida. El Voudou es pues una religión de dios único y de fuerte panteísmo (2). Sólo los Loas pueden decidir la suerte de los hombres, pasar de lo invisible a lo visible y manifestar su cólera o su alegría en forma tangible. Sólo de los Loas dependen el Bien y el Mal, las enfermedades y la muerte, la lluvia o el buen tiempo, y las peores calamidades no son más que las consecuencias lógicas de una mala conducta para con ellos. Conviene pues honrarlos suficientemente y servirlos con respeto y sumisión. Por consiguiente se suceden los ritos y servicios durante los cuales los dioses invocados "cabalgarán" a los oficiantes o a cualquier otra persona que elijan, se expresarán por sus bocas y reclamarán las ofrendas que deseen. En toda ceremonia voudou, sea cual fuera su importancia, se superponen tres planos: invocación a los dioses, llegada de los dioses, sacrificios y ofrendas a los dioses.

“Tu cabeza arderá y tu pie se quebrará bajo tu cuerpo. Espera que descienda el Espíritu.” Las cabezas cantan, los pies están desnudos y los cuerpos vestidos de blanco apenas se mueven. Los "Vevés" esperan en el suelo. El origen dahomeyano del Voudou explica la ausencia de estatuas en Haití (3); los dioses se captan allí gracias a ritmos e invocaciones imperiosas y también mediante diagramas simbólicos que representan sus emblemas, sus señales distintivas, que los obligan en cierto modo a aparecer. Los Vevés, trazados con harina de maíz, polvo de ladrillo o de corteza, ceniza o borra de café, tienen la significación de un montaje radiofónico y poseen un verdadero poder mágico.

En realidad, la voluntad de invocación de los oficiantes, la absoluta necesidad de la venida de los dioses, el impulso y la fuerza que presiden un servicio Voudou constituyen una concentración psíquica de tanta intensidad que bien puede calificarse de mágica, y reforzada y canalizada en un circuito preestablecido puede traducirse en fenómenos que desafían toda lógica.

----------------------------------------------------------------------------------------

NOTAS

1.-  Un catolicismo intolerante. Es difícil imaginar la existencia de una mestización entre el Catolicismo y el Voudou. En realidad, es más bien un problema de "camouflage". "Somos católicos cuando están presentes nuestros amos, y Voudous cuando se van:.." han declarado durante siglos los esclavos negros. El Voudou representaba para ellos al mismo tiempo un refugio y una forma de resistencia. y el catolicismo impuesto la unica manera de eludir el látigo. Paradójicamente, la actitud de la Iglesia es responsable en amplia medida de la supervivencia de los cultos africanos en Haití: por una parte. una evangelización torpe y, por la otra, acusaciones erróneas que transforman a los houngans en esclavos de Satanás y a los Loas en el diablo mismo...

El primer intento oficial de combatir el Voudou se remonta a 1896 con la creación de una "liga antivoudou", pero la verdadera lucha data de 1939 en que se desencadenó una verdadera campaña antisupersticiosa después de descubrirse la existencia de la "mezcla monstruosa", o sea la interpenetración de los cultos africano y católico. El clero clausuró santuarios y lugares de reunión, y destruyó tambores y objetos sagrados en autos de fe.

En 1950 el Voudou salió de la semiclandestinidad, pero sólo en estos últimos años se ha producido un cambio completo en la actitud de parte del clero.

La "mezcla monstruosa" no ha dejado de persistir. Se advierte en un estrecho paralelismo entre los calendarios litúrgicos -así, las fiestas de los Loas coinciden a menudo con las de los santos que los representan- y también en ciertos elementos de la liturgia católica. Los santos adoptados representan generalmente una divinidad Voudou.


2.- Fuerte panteísmo. Resulta imposible evaluar el numero de Espíritus o Dioses que gravitan en torno al Voudou haitiano, pues, aparte de los grandes Loas de Africa-Guinea, existen innumerables genios locales. No obstante, pueden distinguirse dos grandes grupos de Loas en función de su origen étnico: los Rada y los Petro.

La palabra Rada proviene del reino de Arada en Dahomey. Este primer grupo comprende pues las divinidades más importantes y respetables: los Loas-guinin-Dahomey,  a diferencia del grupo Petro que reúne los Espíritus provenientes de otras regiones de Africa y la mayoría de los Espíritus autóctonos. En realidad, el contraste entre esos dos grupos se define sobre todo por los temperamentos fundamentalmente distintos de sus Loas respectivos. Los Petro son más violentos y feroces y es fácil  prever su llegada durante la ceremonia por el simple cambio de ritmo de los tambores que se hace más vigoroso y marcado. Se lo recibe con chasquidos de látigos en el aire,  tienen fama de gustar de la pólvora, razón por la cual se hacen estallar pequellas cargas en su honor. Para celebrarlos, las hounsi se visten de rojo y la aclamación "abobo" que subraya el final de un canto en los rada se reemplaza por "bilolo". Por último, los Loas Petro se especializan en la magia y pueden curar y hechizar.

Dentro de estas dos grandes clases, hay varios suberupos que llevan el nombre de regiones africanas como el Congo o de tribus particulares como los Ibo. A su vez, se subdividen en familias complejas.

3.- En efecto, a diferencia de Nigeria, la representación de las divinidades en forma de imágenes o de fetiches cualesquiera, es muy rara en Dahomey.